Merecido homenaje a docentes y personal de apoyo jubilados en 2017

27 de octubre de 2017, 09:57.

Merecido homenaje a docentes y personal de apoyo jubilados en 2017

Ampliar imagen


En el aula magna de la FCPyS se realizó un emotivo reconocimiento al personal docente y no docente que este año han alcanzado la edad jubilatoria.

El mero hecho de dedicar toda una extensa trayectoria vital a una profesión, cualquiera que sea, ya es algo digno de admiración, pero si además esta ocupación es la de enseñar, la estima se engrandece.

Es por ello que la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales se vistió de fiesta para agradecer y reconocer el camino recorrido dentro de esta institución de sus colaboradores: Edgardo Anibal Rodríguez, Silvia Mónca García, Leonora Inés Cuoghi, Sonia Ortíz Pierre, Laura Ulloa, María Amalia Diez, Nancy Tramontana, Angela Arenas, Delia Del Tránsito Córdoba, Roberto Zárate, Adrián Urquiza, Carlos Montenegro.

Durante el encuentro se vivieron momentos cargados de mucha emoción, uno de ellos fueron las palabras de despedida escritas por la Directora de Carrera de Trabajo Social, Mariana Quiroga,  para la Vice Decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales Mgter. Silvia Mónica García, las cuales queremos compartir:

“Intentaba pensar en la trayectoria de Silvia, como docente de grado y de posgrado, investigadora, sus aportes a la formación de trabajadores sociales durante casi tres décadas, sus pasos por el colectivo profesional desde la conformación del Círculo de Asistentes Sociales, siendo de sus fundadoras. Y su trayectoria en la gestión universitaria: como directora de carrera de Trabajo Social durante dos períodos (2000-2008), su activa participación en la Federación Argentina de Unidades Académicas de Trabajo Social, y en la actualidad como Vice Decana de la Facultad.

Pero me resulta difícil jerarquizar ese costado y ese aspecto de ella, no porque sea poco importante, ya que con esto asumo que puedo cometer el error de eludir gran parte de su desarrollo profesional y académico. Sin embargo me arriesgo, porque reconozco en los afectos y la historia compartida un eslabón crucial de la vida, fundante y trascendente. Y por otra parte porque valoro profundamente la posibilidad de admirar a otro ser humano, cuestión que en los tiempos que corren no es muy fácil de lograr.

Con Silvia me unen estas tres cuestiones: el afecto, la historia y la admiración. Y voy a asumir un nuevo riesgo al decir que estos lazos que me unen a Silvia son compartidos por muchos estudiantes, graduados y docentes, por lo que en estas palabras están muchos otros representados.

No voy a contar la historia que nos une, ni tampoco he elegido una anécdota. Sino que prefiero resaltar de Silvia algunas de las características que la identifican como un ser humano especial:

La generosidad, como docente siempre dispuesta y comprometida en los tiempos que dedicaba a los estudiantes, escuchando, interpelando, acompañando con amor y con rigor. Con los graduados, siempre solidaria, preocupada y ocupada en sumar a lxs colegas en distintos ámbitos de participación, siempre atenta a observar en los otros sus capacidades y para potenciarlas. Comparte sus saberes y las oportunidades de transmitirlos. Abre puertas a quienes recién comienzan, apuntala, acompaña, genera andamios que permitan que el otro/la otra puedan empezar a andar con autonomía.

La  lealtad y la coherencia con valores e ideales desde que la conozco (año 1994) ha sostenido perspectivas político-ideológicas-éticas y posiciones con coherencia, concretándolas en apuestas, proyectos y acciones. No pude ver nunca vacíos o lagunas entre su pensamiento y su acción, y tampoco ideas SIN acción o propuestas. Siempre haciendo con coherencia.

El respeto por las diferencias (de cualquier tipo), eso me impactó siempre, la opción por respetar siempre las distancias o los desacuerdos con otros, y en ese marco construir. Aun me cuesta comprender que se le haga tan sencillo, o quizás no tanto pero que sea consecuente y siempre se esfuerce en caminar la vida, los proyectos, la gestión universitaria, desde ese lugar  y con esa convicción, priorizando el diálogo, los acuerdos y si no los hay respetando al otro por sobre los desacuerdos.

El reconocimiento de lxs otrxs como seres valiosos, esto va unido a lo anterior…

Y podría seguir nombrando más características de Silvia que la distinguen especialmente. Pero dejo esto aquí.

Esto es lo que Silvia me ha enseñado y tengo la certeza que a muchos más que yo, cuestiones trascendentes, y por eso la admiro y le digo siempre que es UNA MAESTRA”.