Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Vuelve "La Universidad en diálogo", el ciclo para debatir los temas que urgen

El tercer encuentro de este espacio que se desarrolla en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo vuelve a convocar a referentes provinciales para el análisis y la reflexión. En esta ocasión el eje será "Nuevo acuerdo social: momento para deconstruirnos". Martes 19 de noviembre, a las 14.30.

19 de noviembre de 2019, 11:55.

Vuelve "La Universidad en diálogo", el ciclo para debatir los temas que urgen

Ampliar imagen


El ciclo La Universidad en diálogo tendrá su tercer capítulo, titulado Nuevo acuerdo social: momento para deconstruirnos. Será el martes 19 de noviembre, a las 14.30, en el Aula 18 Sur de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo.

En esta ocasión los expositores convocados son

  • Mario Vargas (Sociólogo, referente de la comunidad LGBTIQ)
  • Eduardo María Taussig (Obispo de San Rafael)
  • Mariana Juri (Titular Secretaría de cultura, Turismo y Desarrollo Social, Ciudad Mendoza)
  • Flor Destéfanis (Abogada,intendente electa de Santa Rosa)
  • Majo Pérez Comelini (conductora de radio y periodista de Canal 9)

Como moderador estará nuevamente Guillermo Elizalde (abogado y politólogo)

Las transformaciones del presente

En este capítulo, al igual que en los anteriores, no se pretenderá desde el enfoque de las Ciencias Sociales llegar a una posición única ni alcanzar síntesis imposibles, sino visualizar las heterogeneidades y los nuevos sectores/colectivos emergentes. ¿De qué manera un acuerdo social contendría los nuevos sujetos emergentes en un contexto socialmente estructurado?

Nuestro tiempo está signado por formatos tradicionales -y estables- que están siendo fuertemente cuestionados por una amplia pluralidad de identidades nacidas en la precariedad e incertidumbre. Esto, en palabras de Santiago Cafiero y Nahuel Sosa en Le Monde Diplomatique significa que “no existe una mayoría social uniforme y constante, configurada con base en procesos sociales estables, sino una serie de minorías dispersas”.

Evolutivamente agregan “en las sociedades tradicionales, el pensamiento mágico y la religión brindaban ciertas seguridades frente a los riesgos. En las sociedades modernas, esa función la ejercía la ciencia. En cambio, en las sociedades postindustriales, ni el Estado ni la religión ni la ciencia son garantías de estabilidad. La globalización supuso además un fuerte proceso de individualización, un debilitamiento de los lazos colectivos y la erosión de estructuras primarias como la familia”.

Zygmunt Bauman habla de la “modernidad líquida” para dar cuenta de este momento de la historia en el que realidades sólidas que antes podían proveer estabilidad, como el trabajo o el matrimonio, se desvanecen: el vértigo, la ansiedad, los compromisos pasajeros, la flexibilidad, la fluidez y la desenfrenada búsqueda de la satisfacción más inmediata son algunas de las características de esta etapa.

Es, desde este enfoque, que hablaremos sobre la manera en que estas transformaciones impactan en forma significativa y persistente en los deseos y las formas de concebir el mundo y en la resignificación de las subjetividades.