Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Nahuel, el estudiante que avanza superando cada barrera

Está a punto de presentar la tesis para recibirse de Licenciado en Comunicación Social. Su lucha, esfuerzo y perseverancia primaron sobre sus dificultades visuales y le permitieron lograr sus objetivos. Compartimos su ejemplar historia.

15 de noviembre de 2019, 09:30.

Nahuel, el estudiante que avanza superando cada barrera

Nahuel Acevedo tiene 29 años y un gran futuro en la comunicación. Ampliar imagen


Nahuel Acevedo es estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y desde niño presenta una importante disminución visual. Esto no fue motivo para dejar atrás sus metas al punto que ahora está a un paso de defender su tesina y convertirse en Licenciado en Comunicación Social. 

Con toda la predisposición, Nahu inicia la charla contando sus primeros pasos como estudiante en esta facultad: “Comencé mi vida universitaria en 2010. Decidí estudiar Comunicación porque soy fanático de la radio, quería trabajar en ella y me dijeron que en la UNCuyo era perfecta. Hay un programa que se denomina Todos Incluidos que integra a personas ciegas y eso me motivó desde un principio”.

“Me considero una persona con valores de honestidad, respeto y amabilidad. Aunque reconozco que mis defectos se acentúan en la responsabilidad en los tiempos. Y muchas veces en la forma de expresarme”, dice a manera de presentación.

La vida académica

El 14 de agosto rindió su última materia y admite que pese a los obstáculos pudo sobrellevar su carrera sin tantos inconvenientes. “Me integré bastante en la universidad en general y con los profesores aún más. Ellos, me ayudaron muchísimo y tenían toda la predisposición. Rendí los exámenes en forma oral y en la compu”, confiesa.

“El profesor Darío Daldi fue mi referente en la facultad. Él, con su calidad humana, siempre me acompañó. Es un experto de la radio, con un gran corazón. Tengo un lindo recuerdo de él”, resalta.

Acerca de su trabajo final, adelanta que “mi tesis estará relacionada con radio y discapacidad. No podía ser de otra manera, adoro la radio”.

Su día a día 

Nahuel es oriundo de Godoy Cruz, aunque toda su infancia la vivió en Guaymallén. Actualmente vive con su madre y reconoce que "mi convivencia con ella es muy especial”.

¿Cómo sería su agenda? Así la cuenta él: “En la mañana escucho programas, leo noticias, me gusta estar informado. Los miércoles y sábados práctico goalball (deporte paralímpico creado específicamente para personas ciegas y con disminución visual). Aunque debo admitir que tengo el hobby de tocar el bongó".

Además, el joven comunicador integra el equipo de Tire y Afloje, un ciclo radial que se emite los miércoles y jueves de 10 a 13 en la 107.9 Radio Abierta. Aunque sus tareas son diversas, su principal función en el programa es comunicar al oyente las noticias más relevantes de cada jornada.

Lo que vendrá

Acerca de su porvenir, Nahuel dice no ser demasiado ambicioso y desde lo profesional aspira a “poder conseguir un trabajo relacionado a la carrera y que me genere estabilidad económica. Desde lo personal, me gustaría poder formar una familia, generar mayores vínculos, amigos, etcétera".

“La universidad me deja muchas enseñanzas, sobre todo en la forma de estudiar y en la forma de percibir a los medios de comunicación desde una perspectiva crítica. También, desde la forma de comunicarme con el otro, de socializar, de integrarme”, cuenta.

Nahuel recuerda dos momentos inolvidables en su vida académica. “Cuándo rendí Teoría de la Imagen hicimos un video relacionado con el agua, como parte del examen final de esa cátedra. Un lindo trabajo en equipo, éramos todas personas ciegas y con disminución visual. Fue muy lindo trabajar con ellos, un hermoso recuerdo que no será  fácil de olvidar. Sobre todo, por la integración, la amistad y los momentos divertidos que pasamos, más allá del conocimiento adquirido”, recuerda.

“Otro de los recuerdos que me regaló la universidad es haber formado parte del programa Todos Incluidos, porque me  permitió conocer muchos e impensados lugares y generar momentos donde adquirí muchos conocimientos y mucha grupalidad”.

Un mensaje motivador

Con la entereza y fuerza que lo caracteriza, Nahuel deja un consejo al resto de sus compañeros: “Si tienen inconvenientes no dejen la carrera. Anímense, con fuerza y voluntad todo se puede. No dejen de pedir ayuda, expresen sus problemas y, por sobre todas cosas, establezcan un lazo con la universidad. En ella, conseguirán  las herramientas para cumplir sus objetivos”.

Su humildad y el compromiso en cada uno de sus pasos son valores que convierten a su vida en un ejemplo de lucha, esfuerzo y trabajo. Siempre con actitud de guerrero y una fuerte vocación de comunicador.